VI Curso de Cultura Medieval Incipit.
“El espacio en la Edad Media: uso y función”

Fieles a la cita de cada primavera en el Museo de Navarra desde hace seis años, nuestro curso
favorito sobre cultura medieval ha transcurrido con buena respuesta de público y gran interés.
Además, esta edición se ha caracterizado por presentar una gran variedad en el enfoque
de los temas abordados a través de siete conferencias y un concierto.

 

Dentro de la temática de Espacios para la vida civil, la profesora Francesca Español nos presentó las características y usos diversos de los espacios palaciegos, tanto para el desempeño del poder como para actos sociales, festivos, funerarios…

La segunda jornada del curso estuvo dedicada a los Espacios para el ocio, y en ella pudimos contar con la participación de Laura Torre Val, conservadora del Museo Universidad de Navarra y experta en fotografía, que nos condujo a los inicios de este arte, y concretamente al uso de los daguerrotipos y calotipos, que en los años cuarenta del siglo XIX fueron utilizados por los viajeros y estudiosos para acercarse al arte medieval, desde una visión sin duda exótica y orientalista.

Álvaro Tourón Porto, experto en videojuegos, presentó algunas particularidades de esta herramienta de ocio y destacó sus posibilidades para acercar al público a la comprensión del mundo medieval.

La tercera jornada estuvo dedicada a los Espacios para la música, y contó con la presencia de Aurelio Sagaseta, maestro de la Capilla de Música de la Catedral, y de la misma Capilla. A través de una conferencia-concierto, nos acercaron a la historia de la Capilla descubriendo su gran relevancia en el mundo musical desde la Edad Media, con la explicación y la interpretación de algunas piezas representativas.

Para terminar el curso, bajo el título de Espacios para la muerte, el catedrático Isidro Bango Torviso dedicó sus dos conferencias al tema de los enterramientos de los poderosos en las iglesias, sean éstos reyes, donantes o autoridades, y cómo estos enterramientos han ido creando espacios particulares en los templos o modificando la configuración de los mismos a lo largo de toda la edad media.

Este curso ha sido, sin duda, un buen modo de iniciar la celebración del décimo aniversario de Astrolabio Románico. Tenemos ya otra cita para el próximo año, otro curso que empezaremos a preparar desde ahora.

 

 

 
/